La música no se puede callar - Priscyll Anctil
48
post-template-default,single,single-post,postid-48,single-format-standard,bridge-core-2.1.7,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-28.5,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

La música no se puede callar

Seminario Intercultural 316 de Octubre Día Mundial de la Alimentación
Ponente: Dolores Marco Montó de Acción Contra el Hambre (19 de octubre de 2011)

Durante el primer seminario, hemos hablado mucho de “lo universal” en lo que se refiere a la cultura. Los que presentaban intentaron llevarnos a la conclusión que todo lo cultural era finalmente personal, y que lo universal no existía verdaderamente en práctica. Pues, yo quiero matizar esta opinión y yo pienso que la música es la prueba viva que algo pueda ser universal, ni tan solo por los seres humanos, pero también por los animales o las plantas. Y creo que, como todo se encadena muy bien en la vida, el tercer seminario contesto fuertemente a esto. En la película «Armenio», que nos presentó la señora de la organización humanitaria internacional «Acción contra el hambre» (Internet Web Site: http://www.accioncontraelhambre.org/), el violinista Ara Malikian nos enseña muchas cosas, y lo maravilloso es que lo hace sin realmente hablar, sino por medio de la música. Y justamente, él nos dice que la música es universal, y que nunca se puede callar, que por miles de años la música ha sido la voz de muchas culturas para exprimir el dolor y la belleza de la vida.

Supuestamente, el tema de la conferencia era el hambre en el mundo, las causas, consecuencias y las soluciones posibles. Realmente, la señora presentó muy sucintamente la sede de la organización en España y nos pasó esta película en la cual ella misma participó. Verdaderamente, no conozco muy bien los mecanismos de la ayuda internacional por lo que se refiere a la alimentación y me hubiera gustado mucho más que expusiera un caso particular de su experiencia personal. Luego, la película era un encanto, me gustó mucho pero, aparte del dicho «hambre invisible» no veía mucho el vínculo con su presentación. Pues, de toda forma, quiero comentar la película porque era un pedazo muy importante de la presentación.

Me gustó mucho la película porque era una verdadera obra de arte, un fuerte homenaje a la cultura y a la música. Una demonstración perfecta del dolor instilado por un genocidio tras el arte. Se mostró muy bien todo el sufrimiento de una población tras los ojos de los ancianos, tras la música típica, tras el hambre invisible. Las imágenes eran muy significativas, tan fuertes que se podía sentir los olores, sentir las miradas y tocar las emociones. Se veía todo el dolor del genocidio armenio todavía presente en la mente de la gente, impregnado en su cultura, mezclándose con una identidad soviética perdida y un presente caótico. Y se podía leer esto en los ojos de los antepasados, en los ojos de los que se fueron, que hicieron parte de esta diáspora armenia, de los que por falta de salida económica, se fueron del país. Las imágenes eran pesadas, bien calculadas al nivel emocional, los sonidos llenos de presencia, de instrumentos raros y magníficos, de mensajes políticos fuertes. Tocar, hablar para que cada vez más, seamos más gente a «saber». Para que dejemos de odiar y que aprendemos a ser felices. Y creo que la imagen que más fuerte lo dice, es la en la cual se ve la abuela, cantando fuertemente encima de la música del violinista, y el abuelo bailando, tirando allí fuera, todo su alma y su felicidad del momento. ¡Me encantó!

Pero, hay siempre un pensamiento más allá de lo que fue el seminario. Un pensamiento pendiente, en cada una de nuestras cabezas. Y el mío fue: es verdad que existe el hambre invisible. Pero es verdad también que existe otro problema grande: la ignorancia histórica. La ignorancia de los conflictos. La ignorancia del dolor. ¿Quién conoce el conflicto del Nagorno-Karabaj? ¿Quién puede hablar de los conflictos de Chechenia y Abjasia? Muy poca gente. No está mal, no está bien. La situación es esta: recibimos siempre la misma información elegida por los mismos medios de comunicaciones. Y lo invisible no se puede tocar. No se puede ayudar. Porque es invisible.

tchetchenes-04

La “nueva” Chechenia
Fuente: Maryvonne Arnaud

Antes de cerrar este comentario, les dejo con dos videos que nos aprenden mucho sobre la situación en Nagorno-Karabaj y Chechenia. Lo siento, pero los videos no son en español sino en inglés y en francés. Para aquellos que dominan esos idiomas, les recomiendo mucho una mirada a esos frozen conflicts del Cáucaso.

Forgotten victims of a frozen conflict : 

Reportage de Frédérick Lavoie sur la Tchétchénie: DimancheMagazine201103061108_3.asx